Pages Menu
Categories Menu

Causas y síntomas de la hipertensión pulmonar

CAUSAS

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) es una enfermedad rara, grave, progresiva, crónica y de manejo complicado, pudiendo ser diversos mecanismos fisiopatológicos*, los que la desencadenan. La HAP se asocia con un importante incremento del riesgo de morbi-mortalidad* cardiovascular y deterioro de la calidad de vida de los pacientes que la padecen, pues las personas afectadas se sienten cansadas, mareadas, con dificultad para respirar o que experimenten otros síntomas.

Ciertos cambios en las células que recubren las arterias pulmonares pueden causar que las paredes de las arterias se engrosan y endurezcan. Ello conlleva una reducción o bloqueo del flujo de sangre a través de las arterias pulmonares. Como resultado, la presión sanguínea en dichas arterias aumenta.

El origen de la HAP varía de una persona a otra y puede ser debido, por ejemplo, a:

• Una mutación genética

• Enfermedad cardiaca o fallos en el ventrículo izquierdo del corazón

• Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fibrosis pulmonar u otras enfermedades pulmonares

• Enfermedades del tejido conectivo: esclerosis sistémica, artritis reumatoide, lupus

• Enfermedades hepáticas crónicas

• Enfermedades de la sangre

• Desórdenes metabólicos

• Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)

• Factores medioambientales (ej. larga exposición a grandes altitudes)

• Ciertos fármacos o toxinas

En algunos casos, la causa de la HAP se desconoce.

SINTOMAS

 

 

 

La fase inicial de la enfermedad suele ser asintomática y la aparición de las primeras manifestaciones clínicas

(p. ej. dísnea*, mareos, fatiga, dolor torácico, palpitaciones) suele ser coincidente con el patrón que presentan muchas otras patologías comunes, incluyendo enfermedades pulmonares y cardíacas.

A pesar de que los síntomas de la HAP son progresivosa menudo no hay síntomas ni signos aparentes de enfermedad cuando el paciente está en reposo.El resultado de este patrón sintomático inespecífico tiene como resultado un retraso diagnóstico para el paciente.

Se debe considerar la presencia de Hipertensión Arterial Pulmonar en el diagnóstico diferencial de:

  • Disnea de esfuerzo, (falta de aliento) sin motivo aparente, tras el esfuerzo o incluso en reposo
  • Agotamiento excesivo
  • Síncope (desmayo)
  • Mareos al subir escaleras o cambiar de posición
  • Angina, dolor en el pecho, especialmente durante la actividad física
  • Disminución progresiva de la capacidad de ejercicio
  • Palpitaciones, son sensaciones de latidos cardíacos que se perciben como si el corazón estuviera latiendo con violencia o acelerando
  • Hinchazón de piernas y los tobillos
  • Tos
  • Hemoptisis (Expectoración de sangre proveniente de los pulmones o los bronquios)

Especialmente hay que tenerlo en cuenta si no hay factores de riesgo, síntomas o signos evidentes de trastornos cardiovasculares o pulmonares más comunes.

FISIOPATOLOGÍA DE LA HIPERTENSIÓN PULMONAR

Las tres vías clave involucradas en la fisiopatología de la HAP son la de la endotelina*, la del óxido nítrico*(ON) y la de la prostaciclina* (PGI2), y existen tratamientos dirigidos a todas estas vías.

 

La información contenida en este artículo ha sido elaborada por nuestro equipo de colaboradores, con base en la información más reciente obtenida a la fecha de su publicación. La información expuesta no reemplaza la del médico o equipo médico habitual de la persona que visita este sitio web, no debe interferir con los principios básicos de la relación médico-paciente y no constituye ningún acto médico; por lo que no sustituye ningún tipo de asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico.

Consulte siempre con su médico y no desatienda su tratamiento o retrase su consulta por los contenidos informativos de este sitio web. Como organización de pacientes nos interesa que cuide de su salud tanto como a usted. Siga los consejos de su médico o especialista y lleve una vida sana. Muchas gracias por visitarnos.