Pages Menu
Categories Menu

Posted on 15 Ene 2017 in Sabías que... | 0 comments

Evaluación de Tecnologías Sanitarias

Evaluación de Tecnologías Sanitarias

 ¿Qué es la Evaluación de Tecnologías Sanitarias?

Desde que un medicamento, un dispositivo médico o una nueva tecnología son aprobados, todavía hay unos pasos que hay que recorrer antes de tenerlos a nuestra disposición en el sistema sanitario. Tened en cuenta que cualquier cosa que pueda ser introducida, como por ejemplo el uso de un taxi o una ambulancia en el transporte de órganos para trasplante, se evalúa para decidir si el coste que supone vale la pena para el sistema sanitario que lo está evaluando. Es una herramienta fundamental en la toma de decisiones.

El proceso de evaluación es extremadamente complejo. Se toman en cuenta varios factores para asignar valor económico en instrumentos internacionalmente reconocidos como el QALY y el DALY.  Estas siglas corresponden en inglés a los conceptos de Años Ganados Ajustados por Calidad de Vida (Quality Adjusted Life Years) y Años de Vida Ajustados por Discapacidad (Disability Adjusted Life Years). En el cuadro de texto he citado un artículo que me parece una descripción relativamente comprensible de lo que son los QALY.

Lamentablemente, este proceso tan complicado es fácilmente manipulable, pero por el momento no disponemos de un sistema objetivo y consensuado que podamos considerar menos discutible.

 

La medición QALY combina tanto la calidad como la cantidad, donde un año de esperanza de vida con perfecta salud equivale a 1. Si un año de vida no es tan perfecto, equivale a un valor entre 0 y 1, dependiendo de la calidad de ese año vivido. La muerte toma un valor de 0.
Si el tratamiento aumenta la esperanza de vida en cuatro años, y a cada año se le otorga una calidad de 0,6, entonces el resultado final es de 2,4. Si no se proporciona tratamiento, la persona vivirá un año con una calidad de 0,4, dando un resultado de 0,4. La diferencia entre estos valores es 2,0 (2,4 – 0,4) y se define como el QALY del tratamiento.
Cuando se calculan los gastos, todos los costes deben tenerse en cuenta desde la primera visita al médico de familia hasta la última vez que se toma el medicamento. Para obtener la proporción coste/QALY deben dividirse los costes totales por el valor QALY. Si por ejemplo, los costes totales han sumado un montante de 80.000 euros, la relación coste/QALY será 80.000 dividido entre 2,0: 40.000 euros.
 
http://www.hear-it.org/es/como-medir-qaly-y-los-costes

 

Evaluación de Tecnologías Sanitarias

En la actualidad, en la mayoría de las agencias europeas no hay representación de los pacientes en los procesos de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Fundamentalmente el motivo es que piensan que los pacientes no tenemos la capacidad de comprender algo tan específico y de alta especialización. Pero es como todo, no necesitamos ser médicos para poder colaborar con los médicos en el manejo de nuestra salud, no los queremos sustituir, sino que queremos formar equipo aportando cada uno nuestros conocimientos y nuestra experiencia. En el caso de evaluación de las tecnologías sanitarias podemos influir y aportar un valor añadido porque tenemos una visión más amplia de ciertas cosas. Por ejemplo: Cuando evaluamos los costes y los gastos, nosotros tenemos en cuenta costes sociales que aún no están suficientemente contemplados. Imaginad que se está evaluando un medicamento y se toma en cuenta que el paciente disminuirá el número de consultas en el hospital en un 50%, nosotros también incluiríamos como variable si el cuidador y/o el paciente pueden volver a trabajar y la aportación económica que harán  la sociedad en su conjunto y a la sostenibilidad financiera de la Seguridad Social.

En Europa se está llevando a cabo una armonización de la Evaluación de Tecnologías Sanitarias, de momento, los informes consensuados por los países participantes no son vinculantes. Somos muchos los que esperamos que en un futuro no muy lejano exista una Agencia Europea de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y que los resultados sean de obligatorio seguimiento para todos los Estados Miembro de la Unión Europea. En esa agencia, la representación de los pacientes estará garantizada estatutariamente. Será un gran paso para todos nosotros.

Es importante que estemos representados tanto en los procesos de evaluación como en las negociaciones de precio/reembolso (es la negociación que permite o deniega que un medicamento, producto o servicio se incluya en la cartera de la Seguridad Social) por un motivo fundamental: somos capaces de pensar en el medio y el largo plazo. Las autoridades de salud tienen la tendencia a pensar solo en el corto plazo (¿en cuánto se incrementa el gasto de forma inmediata?), nosotros evaluamos cuánto nos vamos a ahorrar en costes derivados de la pérdida de horas de trabajo, carga financiera evitada en la economía familiar, mantenimiento de las cotizaciones e impuestos pagados por renta, etc. Mientras que nuestro interés está en el paciente,  en la sostenibilidad del sistema sanitario y en la función redistributiva de la riqueza que compete al Estado, los Ministerios de Salud ponen la prioridad en la “contención del gasto” (aunque debiera ser la “racionalización de la inversión”) y pierden de vista las consecuencias humanitarias y económicas de una política sanitaria deficiente.

Juan Fuertes Guillén
Director de influencia política y acceso en PHA Europe  (federación europea de organizaciones de Hipertensión Pulmonar)

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *